calefaccion central logo

 

 

Calefaccion radiante

Este nuevo sistema de calefacción consiste en dos tipos de sistemas básicos de calefacción radiante: los radiadores y el suelo radiante. Los primeros suelen consistir en uno o varios paneles, mientras que el suelo radiante se caracteriza por una instalación más compleja. La calefacción radiante se basa en el uso de radiación como sistema transmisor de calor, a diferencia de los sistemas de calefacción corrientes, los cuales utilizan transmisión calórica por convección. También conocida como calefacción radial, este tipo de calefacción resulta muy útil a la hora de poder realizar un ahorro a largo plazo (entre un 20 % y un 40 % más que con el sistema tradicional), luego de haber realizado su compleja instalación.

calefaccion radianteEsta última consiste en la colocación de un conjunto de tubos de hierro, de PVC o de cobre, los cuales resultan finalmente imperceptibles para los habitantes del edificio donde se coloque.

La calefacción radiante permite obtener calor para las épocas invernales y frío en los tiempos calurosos, sin la necesidad de adquirir ningún tipo de artefactos de calefacción y/o de refrigeración extras. Dependiendo de dónde se vaya a realizar la instalación del sistema de calefacción radiante varía el tipo de tubería que se empleará para ello. En los edificios y otras construcciones de gran tamaño se utiliza el sistema de tubería multiplicada, en cambio, en los hogares, la calefacción radiante se instala mediante el sistema bitubular.

 
 

La ventaja de estos sistemas es su rápida colocación y el hecho de que no siempre se necesita realizar algún tipo de remodelación para llevarla a cabo. La colocación del sistema de calefacción radiante puede realizarse en techos, paredes o suelos, genera un calor más natural y es favorable a la estética del lugar donde se coloca. Existen varios sistemas de calefacción radiante que pueden instalarse en techos o suelos, tales como el sistema que consiste en calor transmitido por tubos de agua, el sistema de calefacción eléctrica por cable calefactor, los radiadores eléctricos, las bombas de calor, los calentadores o el sistema de radiación infrarroja. La utilización de calefacción radiante en suelos y techos resulta en un ambiente más seguro para niños y animales porque logran evitar el contacto de los mismos con los artefactos eléctricos o tecnológicos de calefacción tradicionales y además, resulta favorable pues el suelo es el lugar del hogar por donde circulan los habitantes, y por el cual los más pequeños no sólo caminan, sino que además gatean, juegan y hasta duermen en él. Este sistema de calefacción radiante es sumamente recomendable para su uso por el ahorro que el mismo implica, ya que para funcionar utiliza una calefacción de menor temperatura que otros sistemas, logrando el mismo resultado.

¿Qué ventajas tiene la calefacción radiante?

Cuando decidimos utilizar la calefacción radiante por techo las ventajas aumentan, debido a que no necesitamos realizar una remodelación completa para su colocación, como sí sucedería en el caso de los suelos, sino que la obra correspondiente resulta mucho más simple y rápida. La calefacción radiante incluye también la instalación de los acumuladores de calor, los cuales consisten en unos artefactos que retiene el calor durante un lapso de tiempo y luego lo liberan al ambiente de manera gradual para lograr un ahorro mayor de energía. A este tipo de artefacto extra se lo recomienda colocar en los lugares del hogar o del edificio más utilizados debido a que en ellos se requiere de una calefacción constante y segura.

calentador radianteEs fundamental, antes de realizar la instalación, determinar qué tipo de calefacción radiante es la que más conviene y mejor se adapta a las necesidades del ambiente en el que se va a realizar la colocación. La ventaja de la calefacción radiante es la multiplicidad de sistemas y opciones que ofrece, siendo cada una adaptable a las distintas necesidades de los usuarios. Las principales características a tener en cuenta a la hora de decidirse por un sistema u otro son la necesidad de calor y frío, la opción de remodelar conjuntamente con su colocación, la utilidad que se le da al hogar o edificio en cuestión, entre otras.

Dentro de la calefacción radiante, los distintos sistemas ofrecen variadas ventajas, por ejemplo, los radiadores de bajo consumo producen calefacción con agua a temperaturas de menor grado en comparación con los radiadores tradicionales, esto quiere decir que necesitan una menor cantidad de combustible para funcionar.

Las bombas de calor aprovechan los cambios de estado, pues utilizan agua que se transforma de estado líquido a gaseoso y nuevamente de estado gaseoso a líquido, y en dichos cambios se expulsa calor que es aprovechado para la calefacción. La calefacción radiante resulta evidentemente ventajosa frente a otros sistemas tradicionales y que utilizan energía de manera corriente y desechable. La calefacción radiante es un sistema de calefacción sostenible, que utiliza la energía de manera provechosa y menos contaminante, de esta forma no sólo se logra un ahorro mayor de combustible sino que también se reducen fuertemente los costos en calefacción y refrigeración a largo plazo. Podemos decir entonces que, la calefacción radiante no es un sistema de instalación económico o barato, pero teniendo en cuenta su rendimiento y gasto de energía con el tiempo se vuelve muy rentable.