calefaccion central logo

 

 

Radiadores electricos

Los radiadores eléctricos son considerados uno de los sistemas de calefacción más eficiente, económica y saludable del mercado. Las diferencias principales entre los radiadores convencionales y los eléctricos radican en el menor gasto de energía que requieren estos últimos, en el hecho de que se calientan y se enfrían más rápido, siendo regulados por un termostato que permite variar la temperatura y aminorar los costos y además no requieren un mantenimiento arduo. Se puede clasificar a los radiadores eléctricos según el material del que están compuestos. Podemos encontrar radiadores eléctricos hechos de aluminio, que otorgan la ventaja de transmitir el calor de manera rápida. Hay radiadores eléctricos de materiales de acero, siendo estos los más antiguos, y con un mejor sistema de transmisión de calor que los radiadores de hierro.

radiadores electricosEstos últimos consisten en una serie de tubos por los cuales circula agua caliente que es previamente calentada por una caldera. También existen ciertos radiadores eléctricos que por su diseño de frente liso son recomendados para las personas alérgicas pues al no tener una estructura con relieve evitan la acumulación de polvo en sus hendiduras. Existen ciertos tipos de radiadores eléctricos que procuran un ahorro de energía mucho mayor que los radiadores tradicionales y favorecen de esta manera al medio ambiente, además de garantizar un ahorro económico importante.

También se encuentran actualmente en el mercado los radiadores con paneles radiantes, que utilizan la tecnología de calefacción radiante para calentar. Cuando decidimos realizar la instalación de estos artefactos en nuestra vivienda o en una obra en construcción, las características a tener en cuenta serán el tipo de calefacción requerida, dependiendo de la zona y el clima característico de la misma, así como también la orientación del hogar y la utilidad de cada habitación a calefaccionar, entre otras cosas. La mejor opción al momento de realizar una instalación de radiadores eléctricos es, por lo general, utilizar varios modelos dependiendo de la necesidad de calefacción de las diferentes habitaciones de la vivienda. Con un sistema mixto se puede aprovechar mejor la energía y el calor producido en la caldera principal del hogar, pues algunos de los radiadores, especialmente los más pequeños no requieren que aquélla se encuentre encendida para ser utilizados.

 
 

Hay radiadores eléctricos que por sus características son recomendados para las diferentes partes del hogar. Por ejemplo, los radiadores eléctricos que poseen un aislamiento reforzado son especialmente sugeridos para las partes de la vivienda donde se utiliza agua de manera abundante, como son el baño, la cocina o el lavadero. Además, otra opción para el baño, que es de gran utilidad para lugares donde éste área es muy utilizada, por ejemplo vestuarios u hoteles, es el conocido radiador toallero, que permite secar rápidamente las toallas. Hay que tener en cuenta que el radiador debe ser apropiado para darle este uso y no correr el riesgo de un sobrecalentamiento. Por ello es que los radiadores eléctricos son tan recomendados para el hogar.

Mantenimiento de los radiadores eléctricos

radiadores galvanicosEl mantenimiento de los radiadores eléctricos no es para nada difícil, estos artefactos no requieren de un esfuerzo o gasto importante, lo único que es indispensable es mantenerlos limpios, especialmente en la parte donde se ubica la rejilla de ventilación. Para realizar esta limpieza se recomienda desconectar el aparato, usar un paño mojado y no aplicar nunca un producto químico o abrasivo. En cuanto al costo de los diferentes tipos de radiadores eléctricos encontramos que los de acero son los más cotizados en el mercado. Por otro lado, los radiadores eléctricos de hierro tienen la ventaja, a pesar de su costo, de transmitir calor por un tiempo más prolongado luego de ser apagados, o si se mantiene su temperatura baja una vez que se calentó el artefacto entero, pues el material del que están compuestos retiene el calor por mayor tiempo.

Los radiadores eléctricos realizados en aluminio presentan varias ventajas a la vez, pues son más livianos, su material transmite el calor de manera rápida y favorecen más a la estética del lugar en que se colocarán. Los radiadores que utilizan aceite, es decir, los tradicionales, se mantiene calientes por mayor tiempo, sin embargo, requieren de una temperatura mayor para generar calor, con lo que el gasto de energía es alto y su costo, mucho mayor que en el caso de los radiadores eléctricos, por lo cual se los recomienda como artefactos rendidores que permiten obtener un ahorro a largo plazo.

Una característica de los radiadores eléctricos es su variabilidad en formas, siendo algunos de los mismos diseñados exclusivamente para la decoración de ambientes específicos y para aprovechar al máximo el rendimiento y la funcionalidad del espacio. Incluso es impactante y muy interesante la novedad que existe actualmente en el diseño de radiadores, los cuales resultan a veces casi imperceptibles como artefactos de calefacción, pasando por elementos decorativos. Si se realiza una correcta elección, teniendo en cuenta el espacio a calefaccionar en cuestión, las características del clima, la utilidad que se dará al radiador y la estética del lugar, se puede obtener un resultado mucho más económico, rendidor y hasta innovador y creativo. Podemos decir entonces que, los radiadores eléctricos son ideales para calefaccionar habitaciones medianas o pequeñas, no es aconsejable hacerlo en grandes lugares debido a que tardarían bastante más tiempo y su costo energético sería muy elevado.