calefaccion central logo

 

 

Radiadores de aceite

Cuando se habla de los radiadores de aceite, se está haciendo referencia a un tipo de dispositivo que es instalado en cualquier tipo de construcción, con la finalidad de brindar calor a los habitantes y por lo tanto un mayor grado de confort y habitabilidad. En los paises que existen temperaturas medias durante todo el año bajas, los diferentes modelos de radiadores de aceite son de gran ayuda ya que permiten elevar la temperatura interna de la habitación sin que esto implique un gasto económico muy elevado dado que no consumen mucha energía ni combustibles fósiles. La principal diferencia de los radiadores de aceite en relación a los calefactores tradicionales, es que lo primeros no buscan crear energía sino que por el contrario actúan disipándola por medio de tuberías que serpentean en todo el contorno del radiador.

radiadores de aceiteCon el paso de los años y a pesar de la eficiencia que poseen, los radiadores de aceite han quedado desplazados del mercado por tras opciones mas eficientes o mas seguras, lo que no implica bajo ningún punto de vista que han dejado de utilizarse. Por el contrario en muchos países del mundo los radiadores de aceite siguen ocupando posiciones privilegiadas en cuanto a ventas dentro del mercado de los artefactos de calefacción modernos. Si se visita un local comercial de venta de estos dispositivos de calefacción, muy probablemente se podrá hallar uno a más modelos diferentes de radiadores de aceite que son fabricados con lo último de la tecnología.

Un aspecto que ha favorecido a baja las ventas en muchos piases es que muchas personas creen que los radiadores de aceite generan un tipo de contaminación dentro de la edificación que a largo plazo puede generar trastornos en la salud, mayoritariamente cáncer. Según algunos estudios, el aceite interno que se emplea para favorecer a la calefacción seria el principal agente toxico para aquellas personas que por mucho tiempo están expuestas a su acción. Sin embargo debemos decir que no hay investigaciones concluyentes al respecto, cuestión que evidentemente ha favorecido a que los radiadores de aceite sigan teniendo un rol, si bien es secundario, importante dentro del mercado.

 
 

calefactores de aceiteDe todos modos nunca está de mas chequear o consultar con un especialista sobre cual es el aceite que están contenido dentro del radiador, ya que si este tiene propiedad potencialmente nocivas es recomendable desistir en la compra y buscar alguna otra alternativa menos peligrosa desde ese punto de vista. Agreguemos que, para mantener a los radiadores de aceite funcionado de manera optima y así poder evitar percances innecesarios es recomendable hacer revisiones periódicas del aceite del interior. Es clave mantener la temperatura del aceite a niveles no muy altos, dado que si ocurre lo contrario, es decir, un excesivo calentamiento del mismo, el radiador tiende a desgastarse con mas facilidad a causa de que el acierte pierde sus propiedades lubricantes. Si la revisión de los radiadores de aceite no se realiza de forma periódica es mas que probable que sufran roturas de pieza pudiendo incluso llegar a quedar inutilizado parcialmente o completamente el radiador. Un punto positivo de los radiadores de aceite es que estos nos deben estar sujetos a la pared y por lo tanto a la hora de su instalación no hay que hacer reformas estructurales en las paredes de la edificación ya que el radiador no posee ningún tipo de tubería complementaria.

Es de gran ayuda también esta cuestión a la hora de la movilidad, si se necesita que el radiador este en una habitación en particular con solo desplazarlo a ese lugar se podrá gozar de un ambiente mas calido y confortable. El material con el que la estructura de los radiadores de aceite están fabricados es el mejor material posible y el que posee mejor relación calidad-precio es el aluminio, sin embargo hay muchos fabricantes que siguen prefiriendo optar por alguna otra alternativa mas pesada y mas resistente pero su acogida en el publico no es tan buena en comparación con lo que sucede con los radiadores de aceite de aluminio. La instalación de los radiadores de aceite sin importar el modelo que sea, debe ser llevada adelante por un especialista en la materia, en particular para las variantes que si demandan estructuras complementarias.

En el mismo sentido hay que evitar si o si adquirir un radiador de aceite portátil que no esté debidamente homologado por la autoridad correspondiente del país en donde uno se encuentre. Esta cuestión es de suma importancia ya que los radiadores de aceite no autorizados pueden contener aceites internos de pésima calidad, como así también pueden emplear partes que de bajo rendimiento que pueden llegar a producir accidentes en cualquier momento. Por ello cuando se esté por adquirir algunos de los tantos radiadores de aceite que andan dando vueltas por el mercado, hay que cerciorarse de que están autorizados por los entes correspondientes.