calefaccion central logo

 

 

Temperatura de calefaccion del suelo radiante

En este párrafo en particular hablaremos de la temperatura de calefacción del suelo radiante, como medirla y regularla. La calefacción por suelo radiante consiste en la transmisión de calor mediante la instalación de tuberías debajo del suelo. La temperatura de calefacción del suelo radiante es considerablemente menor que la temperatura que utilizan los radiadores u otros artefactos de calefacción para calentar el ambiente. La temperatura de calefacción del suelo radiante es de entre 40 y 50 grados centígrados, dependiendo del sistema específico que utilice el radiante y del material del suelo, el resultado es efectivo, la transmisión del calor por este sistema es constante y uniforme, y además es favorable para la salud.

temperatura de calefaccion del suelo radianteEsta temperatura de calefacción del suelo radiante es mucho menor a la que utilizan otros artefactos eléctricos que obtienen los mismos resultados o que incluso obtienen resultados mucho menos eficientes. A este respecto es importante considerar las ventajas y desventajas de los diferentes sistemas. El suelo radiante, debido a que utiliza una temperatura menor para calefaccionar el ambiente, resulta favorable para el cuidado del medio ambiente mediante el aprovechamiento óptimo de la energía.

Los sistemas tradicionales de calefacción utilizan una temperatura de entre 70 y 80 grados centígrados, lo cual garantiza un uso de energía mucho mayor y por consiguiente, facturas de electricidad y gas natural mucho más costosas en cada hogar. La temperatura de calefacción del suelo radiante, al ser menor, implica un ahorro a largo plazo, pues consume menos energía, haciéndonos gastar menos dinero. Como se mencionó anteriormente, la temperatura de calefacción del suelo radiante varía en función de los materiales del suelo, debido a que existen materiales que son mejores conductores y retiene el calor por más tiempo. Por ejemplo, las cerámicas, el mármol, la loza son materiales que se calientan a altas temperaturas, logrando una mejor distribución de ese calor en el ambiente. En cambio, los suelos de madera resultan más fríos por ser transmisores de calor menos potentes, lo cual resulta en un desaprovechamiento de energía y en una temperatura de calefacción del suelo radiante mayor para obtener una buena climatización del ambiente. Por otro lado, otro sistema de calefacción por suelo radiante es el que utiliza energía solar térmica.

 
 

La temperatura de calefacción del suelo radiante que utiliza este sistema es de alrededor de 50 grados centígrados, es decir que es igualmente menor que la temperatura que requieren los sistemas convencionales. La calefacción por suelo radiante que utiliza tubos de agua es la más habitual. El agua circula por los tubos a una temperatura de entre 35 grados mínimos y 45 grados máximos, con lo cual se obtiene una temperatura de entre 20 y 25 grados centígrados. Una temperatura considerablemente agradable para las épocas de invierno.

medicion de calor de la loza radianteOtra ventaja considerable del suelo radiante es que genera una climatización agradable y saludable para las personas, pues genera un clima cálido en las partes inferiores de las habitaciones, manteniendo las partes superiores frescas, lo cual evita las sensaciones de embotamiento y falta de aire, mientras que provee calor a una de las partes más sensibles al frío del cuerpo: los pies. La gran desventaja del suelo radiante es que implica una inversión considerablemente importante, por lo cual se recomienda su instalación al mismo tiempo que se piensa remodelar la casa o al momento en que se la está construyendo, pues implica una obra compleja de instalación. Sin embargo, si es bien administrada la temperatura de calefacción del suelo radiante, el gasto de energía que implica, aprovechando los sistemas de regulación y programación con los que cuenta., y teniendo en cuenta las características del ambiente y de la ubicación necesarias, resulta ser un sistema de calefacción muy eficiente, ahorrativo y de aprovechamiento óptimo, tanto para los momentos de frío como para los de calor. Los sistemas convencionales de calefacción, si bien no implican ese gasto y complejo trabajo de instalación, son menos seguros.

Pues se encuentran a la intemperie, corriendo peligro de sufrir quemaduras al contacto, son menos estéticos pues son visibles y de diseños comunes, gastan más energía, por lo cual resultan más caros a largo plazo y más perjudiciales para la ecología.

La baja temperatura de calefacción del suelo radiante es compensada por la amplia superficie de transmisión de calor, la cual es por lógica, la completa superficie del suelo y garantiza una distribución uniforme del mismo. Es importante en la consideración de la temperatura de calefacción del suelo radiante que entre emisor y receptor (suelo y persona) no haya una diferencia de calor de más de 5 grados, ya que esto implicaría la necesidad de un gasto de energía mayor para calentar al receptor. Es también importante la distancia entre los habitantes y el suelo ya que, al ser esta menor, pero con un aislamiento lo suficientemente grueso como para evitar quemaduras, se obtienen los mejores resultados de climatización. La temperatura de calefacción del suelo radiante resulta ser óptima para la climatización de los hogares, y es además un sistema que garantiza el aprovechamiento óptimo y más eficiente de la energía, con lo cual las ventajas son abundantes.