calefaccion central logo

 

 

Calderas de calefaccion y agua caliente

Las calderas de calefacción y agua caliente forman el elemento principal de uno de los sistemas centralizados más efectivos y utilizados del mercado. El calor se produce dentro de la caldera que se encuentra instalada en un lugar especifico y el calor se transmite por un “caloportador”, es decir, un fluido que por medio de un sistema de tuberías es distribuido hacia los aparatos terminales, que por lo general pueden ser radiadores o bien suelos radiantes, que emiten el calor dentro de los ambientes que lo precisen. Este líquido caloportador es en la gran mayoría de los casos simplemente agua.

calderas de calefaccion y agua calienteLas calderas de calefacción y agua caliente también solían usar en algunos casos vapor de agua como calorportador, pero esa costumbre fue dejándose de usar en la actualidad, aunque es preciso destacar que el vapor tiene algunas ventajas que se pueden aprovechar. El vapor puede llegar a temperaturas mucho mayores que el agua en estado liquido, además circula mucho mejor a través de los conductos, de esa forma, no se requieren aparatos terminales (radiadores) tan grandes, ya que se alcanza mayor temperatura con menos superficie de conveccion.

Sin embargo, en esta misma ventaja se encuentra su mayor falencia, ya que los radiadores levantan una temperatura muy peligrosa y pueden producir graves quemaduras por contacto. En este sistema, las calderas de calefacción y agua caliente se encuentran separadas, colocadas en una habitación especialmente destinada para su instalación. Esto permite que las habitaciones puedan ventilarse de manera mucho mas libre que con otros sistemas y ello no causara problemas para la calefacción de ese ambiente. Por el contrario en los sistemas “locales” como pueden ser las chimeneas y estufas de gas, la combustión toma lugar en la misma habitación y al ventilar el lugar, el aire exterior que se encuentra mas frío, deberá pasar a través del sistema de calefacción para poder calentar la habitación y eso puede tomar algo de tiempo. Sin embargo, es imprescindible que las habitaciones sean ventiladas sin importar el sistema de calefacción que se utilice, aunque en este caso las calderas de calefacción y agua caliente cuentan con una ligera ventaja.

 
 

Otra ventaja que pueden presentar las calderas de calefacción y agua caliente es su tamaño, cuando mas grande sean, es decir, cuanta mayor sea su potencia mejor será su rendimiento, en otras palabras, la relación que hay entre la energía que aporta finalmente y la que en teoría podría aportar el combustible. De manera que mientras mayor sea la instalación, sumada a la distribución del calor por medio de cañerías, funcionara mejor y será más rápida y eficiente. Las calderas de calefacción y agua caliente pueden tener funciones individuales o colectivas, incluso hasta comunitarias, dependiendo la capacidad de las mismas obviamente, pueden tener capacidad para brindar calefacción y agua caliente para una sola vivienda, un edificio de varios departamentos o incluso un pequeño barrio de varias casas situadas en cercanía.

calderos de calefaccion y liquido ardienteHaciendo una reseña histórica, podemos mencionar que las calderas de calefacción y agua caliente en sus comienzos hacían circular el agua desde la caldera, directamente hacia los emisores, lo que se hacia era aprovechar el efecto de tiro térmico, el cual es producido cuando el agua se calienta a grandes temperaturas y aumenta su volumen al mismo tiempo que su densidad se ve disminuida. Las cañerías de distribución primarias discurrían cerca del techo, de esa manera el agua percibía una tendencia a subir desde la calera, por el mismo efecto. El agua caliente va luego a los radiadores que se encargan de emitir el calor a las habitaciones. Allí el agua pierde gran cantidad de temperatura y es recogida por las tuberías secundarias (de retorno). Este sistema percibe una puesta en marcha relativamente lenta, y el diámetro de las tuberías, que debe ser muy grande, también tiene gran importancia para que no existan grandes niveles de pérdida de carga y energía calórica durante el recorrido. Hoy en día, para hacer que el funcionamiento de las calderas de calefacción y agua caliente sea mas dinámico, se realiza una circulación forzada por medio de una bomba, de esa manera se consigue utilizar tuberías un poco mas delgadas, lo cual seguramente disminuye el costo de la instalación y el mantenimiento del sistema.

Sin embargo, el problema surge ante una eventual interrupción del suministro eléctrico, ya que interrumpiría el funcionamiento de la bomba. Mientras que la caldera seguiría produciendo calor ya que funciona con gas natural, este calor seria desperdiciado ya que si el agua no circula el calor no se disiparía en los emisores, es decir los radiadores. Es preciso que de suceder un corte de energía en la bomba, se apague la caldera ya que no solo se podría estropear al sufrir un sobrecalentamiento, sino que hasta podría explotar. Además, también debemos aclarar que el agua al dilatarse necesita un deposito de expansión, porque recordemos que el calor produce el aumento del volumen. Para evitar estos problemas, deben instalarse mecanismos de seguridad que regulen este tipo de situaciones. Por ello es que las calderas de calefacción y agua caliente son recomendadas para el uso diario en casas y edificios.